General

Etiquetas con las que recordar donde dejamos las cosas

etiquetas-autoadhesivas.es

Hay veces en las que sin querer somos olvidadizos, recuerdas cuantas veces has dejado una especia en la cocina pensando en que sabrías lo que era y al final te ha tocado adivinarlo porque no te acordabas. La verdad es que los despistes suelen sucederse mucho más de lo que nos imaginemos y muchas veces si no sabemos poner remedio podemos incluso gastar más de lo necesario porque al no encontrarlo lo compramos, o podemos darlo por perdido. En realidad, todo es mucho más fácil de lo que nos imaginamos, tan solo es cuestión de organización de saber bien que utilizar para que nos recuerde donde hemos puesto cualquier cosa. A mí me suele pasar con la sopa de los niños cuando cambio de temporada nunca mee suelo acordar de donde he guardado algo en particular, sobre todo cuando más lo suelo necesitar, así que un día pensé en conseguir la fórmula de que no me volviera a pasar y a día de hoy es mano de santo.

Seguro que en más de una ocasión has utilizado las etiquetas autoadhesivas, esas que incluso venden en los chinos, yo antes de conocer la web www.etiquetas-autoadhesivas.es las compraba allí para poner en los bocadillos de mis pequeños, debían ir marcados con el fin de que cada uno supiera de quien era cada uno, lo que ocurre es que ese tipo de pegatinas eran sin duda de una mala calidad, ya que se despegaban enseguida, y en los meses de calor ya ni os cuento, las compre una vez y no las volví a comprar más. Hasta que descubrí las etiquetas de esta web desde luego nada que ver, ya que se nota que la calidad es muy superior, por ello es que pido en cantidades grandes cuando hago un pedido, porque no solo me sirven para lo que os acabo de decir de los bocadillos, sino que también para esos despistes que os contaba anteriormente, gracias a estas etiquetas yo puedo marcar el sitio en el que lo he guardado y saber en cada momento donde lo tengo, o puedo llenar cientos de botes de especias y saber sin problema lo que es cada cosa.

Al final resultan ser pequeños detalles que tener en cuenta y que nos hacen tener todo bajo control, exactamente como debe ser, ya que solo así conseguimos la base del perfecto orden.